25 mar. 2012

Cómo tener un nivel de vida chupiguay por 0 euros

Inspirada por el famoso post de So Urban So Chic, he decidido a contaros cómo disfruto de la vida por prácticamente cero euros. Cuando terminéis de leerlo veréis que comprar cosas, usarlas una vez y descambiarlas es para aficionados.


Opción 1: 

Comprar unos alicates pequeñitos, cortar los pita de la ropa y ale, para el bolso. Así podemos conseguir pantalones, abrigos, camisetas, bisutería... Vamos, lo que nos propongamos. Y si podemos mangar los alicates mejor que mejor, que así nos salen las compras por cero euros redondos.


  Si tenéis reparos por eso de que robar está mal y tal, no os preocupéis!! Si sois tan monas como yo, muchas chicas que os vean por la calle querrán parecerse a vosotras e irán corriendo a comprarse lo que llevaís puesto. El otro día incluso me llamó Amancio dándome las gracias por mangarle la ropa porque dice que todo lo que me llevo sube un 30% las ventas automáticamente.

Coste: 0 € (ó 2 € con los alicates).
Nivel de dificultad: Fácil.

Opción 2:

¿Y qué pasa con el maquillaje? La mejor opción es ir al Corte Inglés a los stands de marcas buenas (MAC, Nars, Bobbi Brown...) porque te suelen probar los productos para que los veas y fingir que estás interesada en comprar algo. En el primero una base y un corrector, en el siguiente una sombra de ojos, después un colorete... ¡Además te maquillan profesionales! Un lujazo, vamos. Luego sueltas alguna crítica con voz de pija en plan "Me parece que no tiene la suficiente calidad, yo es que estoy acostumbrada a cosas de más nivel" o "La pigmentación es bastante pobre, esto en Chanel no pasa" y te largas por donde has venido. Lo mejor es que cada vez vayaís a un Corte Inglés diferente, porque si no empezará a cantar un poco...

Otra opción para no dar tantas vueltas (utilizaba por casi todas nosotras cuando éramos adolescentes, no nos engañemos) es ver videos de youtube de cómo maquillarnos, para tener algo de idea, y luego ir a una permufería y maquillarse con los testers. Si sois escrupulosas llevar un pulverizador con alcohol y, cuando la dependienta no mire, pulverizarlo sobre la brocha/colorete/sombra a utilizar, que el alcohol lo mata todo.

Coste: 0 €.
Nivel de dificultad: Medio.


Opción 3:

Para esta opción hay que estar buena, aunque tener una buena delantera y vestir como un putón también suele servir. Se trata de echarse un amigo relaciones (tirárselo da puntos extra) para que te pase gratis a los sitios. "¿Para eso hace falta estar buena?" - pensaréis. Pues sí, porque si puedes pasar gratis a una discoteca un sábado habiendo fiesta siendo un cardo, ese sitio no merece la pena. Seguramente de hecho sea un campo de nabos. Así que por eso os recomiendo que intentéis ir a discotecas un poco exigentes.


 Muchas veces además os invitarán a una copa o, si os lo montáis bien, a una botella. Pero si sólo os han dejado pasar gratis y estaís aburridas porque no podéis pillaros una buena, no os preocupéis, sólo tenéis que seguir leyendo.

Coste: 0 € (es interesante combinarla con la opción 1 y 2).
Nivel de dificultad: Medio-Difícil.


Opción 3:

Una vez en la discoteca, localizar a algún babosillo y seguirle un poco el rollo. En cuanto les deís un mínimo de coba y un número de teléfono (falso) ya estarán proponiendo invitaros a algo. Y si no, puerta y al siguiente. Lo peor es que luego cuando quieras huir con tu copa el tio no se dé por vencido y te dé la morga toda la noche. Ahí es donde entra en acción nuestro amigo el relaciones (al que opcionalmente nos estamos tirando, recordad) para que os deje en paz.

Coste: 0 €.
Nivel de dificultad: Medio.


Opción 4:

Esta opción es ya para pros: echarse de pagafantas a un tio con dinero (si no le hacéis ascos a nada, puede ser también una tia). Es la mejor opción para ir al cine, cenar, tomarse unas copas, jugar a los bolos... y en general realizar cualquier clase de ocio gratis. Eso sí, tenéis que controlar muy bien el arte de hacer la cobra.


Coste: psicológico grande, pero para nuestro bolsillo 0 €.
Nivel de dificultad: tremendamente fácil hoy en día.



Si tú también crees que aquí la que no tiene una vida de lujo es porque no quiere... ¡Suscríbete!

8 mar. 2012

Capítulo III: Actualización de mi "maravillosa" vida

Creo que ya es hora de seguir contando cómo me va la vida... Hace cosa de un mes me fui a tomar un café con el pijito al que conocí en Serrano. Me llevó a un sitio donde se apreciaba la calidad nada más entrar. Con deciros que la gente llevaba las UGG auténticas ya os podéis imaginar...

Primero unas cuantas conversaciones intrascendentes (a qué te dedicas, qué edad tienes, por dónde sueles salir...) en las que me tuve que evitar la mayoría de las respuestas porque no quería que supiese todavía que soy del sur de Madrid, salgo por el sur de Madrid, nunca he pisado un colegio/instituto/universidad privado, nunca he estado en un hotel de 5 estrellas y sí, tengo un pasado chonil. Así que después de mis numerosos cambios de tema el chico captó que había algo raro (el más listo de su clase tampoco era...) y me preguntó:

-¿Por qué no quieres contarme nada sobre ti?

-¿Cómo que no? Te he dicho que me encanta el chocolate, que vivo en Madrid (¡gracias por llamar a la Comunidad Autónoma igual que a la ciudad!) y que me gusta salir por sitios donde pongan house y música comercial...

Eso le contentó por el momento. Después de un rato charlando y riéndonos (bueno, sólo se reía él de mis gracias, porque el pobre es un pavisoso de cuidado...) me pidió el número de teléfono y quedamos en vernos otro día. Por supuesto invitó él. Dos besos y a casita.

De vuelta a casa una sensación extraña, una mezcla de "¿de verdad es esto lo que quiero?" con "¿por fin tendré la vida que me merezco?". Lo sé, me estaba montando la película demasiado pronto... Esa misma noche me mandó un mensajito de que le había encantado conocerme y que a ver si nos veíamos otro día. Uff, le acababa de conocer y ya estaba empezando a agobiarme. Le contesté al día siguiente para que no se emocionase demasiado.

A la semana siguiente quedamos para cenar. Para que no viniese a recogerme a casa, le dije que estaría tomando algo por el centro con unos amigos y que me fuese a recoger allí. Apareció con un Mercedes muy bonito y bien cuidado que hizo que se me pusiera una sonrisa de idiota en la cara muy difícil de disimular. Me llevó a cenar a un sitio muy pijo, de 45 euros por cabeza, al que también invitó él. Nunca había estado en un restaurante tan bueno, de verdad. Y luego nos fuimos a tomar unos cócteles.

En el pub cada vez se me empezó a acercar más, a tocarme la pierna con alguna excusa, a ponerme el brazo sobre los hombros... Y yo por mucho que intente ser fría y que parezca que sólo me importa el dinero, el lujo... no es así. No fui capaz de corresponderle, no me gustaba nada. Ya sabía que nunca podría ser como la mujer de Briatore o de cualquier viejales con pasta. Pero ahora ni siquiera era capaz de liarme con un chico mono y de mi edad... Genial. Por lo menos el chico pilló rápido la indirecta y dejó de intentarlo.

Y esto que voy a decir ya simplemente es de loquero pero creo que si a este chico le hubiese conocido en otra situación, incluso si supiese que no tiene mucho dinero, podría gustarme. Pero como me presiono a mí misma para que me guste, para verle aunque no me apetezca demasiado, pues esto hace el efecto contrario y es que le empiezo a coger manía y sólo veo sus defectos. ¿Estoy muy loca o alguien por ahí me entiende?

En general la noche no estuvo mal, sobre todo por los sitios tan chulos a los que fui y que con mi sueldo no me habría podido permitir en meses... Seguí repitiendo la misma rutina una vez a la semana aproximadamente. El chico (al que a partir de ahora llamaremos BorjaMari) empezó a pensar que yo era una chica difícil que se hacía de rogar (?) y no que en realidad no me gustase. No sé cómo llegó a esa conclusión, pero no iba a ser yo la que le contradijese...

Hace unos días ya estaba dispuesta a dejarle, viendo que la cosa no avanzaba y a que a mí cada vez me daba más repelús imaginar una intimidad con él cuando me aparece con esto...




¿¡Cómo voy a dejarle ahora!?


¡Suscríbete!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...